Periodismo macho (misoginia entre paréntesis)

Otro ejemplo de misoginia entre paréntesis

Empecé a escribir estas notas durante el mundial de futbol, cuando la opinión pública puso atención en el grito colectivo de los hinchas mexicanos contra los arqueros rivales de su selección. Pero lo dejé pendiente por no querer incorporarme al coro de un debate que, de repente, me pareció inútil. Ahí se quedó el archivo, en el escritorio de la computadora, como tarea pendiente hasta ahora que un nuevo debate me hizo volver a abrirlo: el “reportaje” principal del último número de la revista Emeequis; un terrible ejemplo de cómo la ortopedia machista se cuela incluso en los textos de un periodismo que se pretende consciente y moderno. Así que aquí va, completado a la luz de estos nuevos hallazgos.

 

1.

“Para ti, Chino”, le dice un comentarista de la televisión peruana al otro cuando la cámara del estadio encuadra a una mujer joven entre las tribunas. No es la primera vez que estos periodistas deportivos encargados de cubrir el Mundial para la TV peruana (en exclusiva, lo que impide al espectador escuchar a otros periodistas) sueltan un chistecito machista y misógino, una forma mediatizada e indirecta de acoso sexual para una audiencia de millones, justamente en los días en que la municipalidad de Lima lucha contra el acoso sexual en los medios de transporte, pan de todos los días, infiltrando agentes de policía vestidas de civil para detenerlo. Pero, ¿cómo abatirlo si los líderes de opinión lo protagonizan, divertidos y campechanos, durante las transmisiones con más público del mundo?

La irresponsabilidad de estos periodistas tiene alcances insospechados. Uno de ellos, Eddie Fleischman, se volvió blanco de burlas de cierta parte del público, específicamente desde las redes sociales, que anotaba sus desatinadas frases y frecuentes gazapos para burlarse de ellas en la página de facebook “Fleischmaneadas”. Pero ante esta reacción del público, la respuesta de Fleischman, respetado periodista deportivo, fue avisar en tuiter que cometería más errores, ahora intencionales: “Estén bien atentos hoy, voy a cometer errores para q tomen nota y puedan vacilarse. Ojo, q no se les pase ninguno, ah!”, escribió para indicar que se enganchaba con sus bullies a través del ejercicio irresponsable de su deber como informador. La reportera Patricia Salinas lo registró en un artículo de la revista Caretas con el objetivo de defender al comentarista deportivo convertido en víctima de una parte de la audiencia. Sí, en Caretas, el semanario político por excelencia en el Perú, que con toda su importancia y trayectoria no ha podido superar la necesidad de incluir entre las últimas páginas de todas sus ediciones una “calata” (“encuerada” en el argot local) para el “deleite” macho.

El grito “¡Eeeeeeh putoooo!” que profería la fanaticada mexicana contra el arquero de Camerún, fue traducido por Fleischman para el televidente peruano como “¡Burrooo!”, entre risas de simpatía por la manifestación folclórica de la república hermana (“gemela”, habría dicho Miguel León Portilla en el discurso de recepción del doctorado honoris causa que le otorgó la Pontificia Universidad Católica del Perú en 2003). Para estos periodistas el insulto en cuestión no es extraño ni extremo, ni queda claro si efectivamente son tan inocentes para no entender que lo que grita la tribuna es “puto” y no “burro” tomando en cuenta que en el Perú, “puto” tiene exactamente las mismas connotaciones que en México o si lo que hacen es censurar a la tribuna y autocensurarse, esperando que su audiencia sea tan estúpida como para no ver por sí misma que se trata de un insulto homofóbico, por lo demás muy natural en tierras incas.

Estos mismos periodistas pueden darse la oportunidad de usar expresiones misóginas (al “dedicarse” las imágenes de chicas en las tribunas) y racistas (al bromear sobre los nombres de jugadores de países donde se hablan idiomas diferentes o enfatizar la presencia de jugadores “de color oscuro” en alguna selección europea que sólo entienden como caracterizada por personas que no son “de color oscuro”). Comentaristas que ejercen su vocación machista cada cinco minutos cuando, en la emoción de una jugada peligrosa, subrayan su pobre narración con un sonoro “¡señores!”.

Porque en su visión de la vida y de su trabajo, su audiencia está conformada exclusivamente por señores. Si hay niños, niñas, señoras, jóvenes o ancianas entre el público que mira un partido del mundial, es irrelevante, accidental. Se habla para los señores porque solamente ellos importan, sólo ellos tienen algo qué decir, sólo ellos pueden comprender el deporte de los machos, el deporte de los “verdaderos” hombres, el deporte de los señores y, a partir de ahí, jugar a ofrecerse a las mujeres del público que la cámara, también machista, enfoca, o decidir mentir intencionalmente a su audiencia para “picar” a quienes los contradicen.

 

2.

Para muchos peruanos, como para muchos mexicanos (de hecho para la mayoría de ellos), la principal experiencia cultural es la televisión (si internet, específicamente facebook, hoy alimenta parte de su mundo simbólico, es a través y alrededor de la propia TV). De ella obtienen las claves para interpretar el mundo, de ella viene buena parte del universo simbólico que se les impone y al que retroalimentan con una complicidad que no se reconoce a sí misma. Complicidad compartida, por supuesto, con la prensa escrita, para la cual parece que sólo lo que aparece en la pantalla es noticia. Las acciones contra el machismo (y la misoginia, y las llamadas de atención sobre el feminicidio y la discriminación por opción sexual o por raza o por lo que sea…) que se toman desde las políticas públicas, no son nunca noticia; a lo más, notas de relleno. En las primeras y últimas planas de los diarios populares aparece siempre una imagen misógina y machista (modelos “mostrando sus atributos”) y las noticias son siempre sobre lo que dijo algún futbolista o una estrella de TV en el programa de ayer por la noche. Que una de las secciones periodísticas más vistas del Perú sea “Las malcriadas” del Trome, es solo un ejemplo.

Cabría esperar que la otra prensa, la que se dice seria, aunque sea muchísimo menos leída que la prensa popular (“chicha” en el Perú), estuviera exenta de estos vicios, pero ya vimos que no con el ejemplo de Caretas, una revista de referencia para la política en el Perú como lo es Proceso en México. Cabría esperar que los periodistas más profesionales, “conscientes y comprometidos” con el deber de informar imparcialmente a la sociedad, fueran capaces de analizar lo que escriben y detectar el lugar en el que se asientan los prejuicios de la ortosemiótica machista. Que fueran capaces de entender que el asesinato de una mujer, el feminicidio, no tiene sus causas en el comportamiento de la víctima ni en su forma de vestir ni en sus costumbres sexuales ni en sus adicciones ni en sus conflictos sentimentales o en el grado de “desintegración” de la familia de la que procede, o de descomposición social de su barrio. Que el feminicidio tiene su origen en las manos de un asesino para el que el valor de la vida de una mujer es irrelevante porque es un macho, señores.

 

3.

La misoginia y el machismo son monstruos de mil cabezas. Un nuevo ejemplo nos abofetea desde las páginas de una revista respetable, profesional, moderna y consciente, la revista mexicana Emeequis que, al verse obligada a responder ante las críticas de lectores que denuncian el machismo y la misoginia de su historia central en la edición de septiembre de 2014, nos dice que tiene una experiencia de ocho años (una barbaridad de tiempo, pues) durante los cuales no se ha cansado de denunciar el feminicidio, etcétera, etcétera, etcétera (de hecho enumera tópicos de los derechos humanos de la misma manera que un discurso de poĺitico del PRI: de memoria y según receta). Después de “agradecer los comentarios” nos dicen: “Lamentamos mucho que esa sea una de las lecturas que se desprenden del texto mencionado”. No sin habilidad, el editor aparece, por fin (porque no estuvo presente antes de cerrar la edición), para valerse de una pretendida polisemia que le permita asegurar que la lectura misógina es responsabilidad del lector, no del autor (un periodista profesional e independiente que ha recibido el Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter, que no es alemán sino mexicano). Es decir, que soy yo el machista, el misógino porque soy yo el que ha dado esa interpretación al texto. Yo soy el culpable, en última instancia, porque mi parcial visión quiere justificar la “vida disoluta” de Sandra, la mujer asesinada que, como se desprende de la narración, sin duda merecía ese final. A diferencia del asesino, el pobre muchacho tan brillante y talentoso que vio su carrera truncada por culpa de esta mujer terrible a la que tuvo que asesinar asfixiándola, luego descuartizar, embolsar y repartir para esconderla y, finalmente, huir para salvarse de ser castigado por el crimen que con toda justicia ha cometido.

Yo soy el culpable de esta lectura porque dice Emeequis que hay otras y que la avalan ocho años de experiencia y compromiso.

Sin embargo, no hubo editor que viera “esa lectura” del artículo de portada en la revista. Y estoy seguro de que no hubo editor porque sería comprensible que un editor dejara pasar el artículo sin darse cuenta de su misoginia pero no, al menos, sin corregir los errores narrativos, sintácticos y hasta ortográficos del texto; no sin cuestionar al autor el uso de un recurso literario como el de las historias cruzadas a través del cual dota al asesino de dos identidades (ambas caracterizadas por su nobleza y carisma), y cuyo uso aleja al texto del reportaje y lo coloca definitivamente en el ámbito de la ficción. Querer pasar un texto de ficción, por más que esté fundamentado en hechos que realmente sucedieron, como periodismo es un error doloso, es engaño manifiesto.

No me dentendré a analizar detalles del texto porque ya lo ha hecho Catalina Ruiz-Navarro con admirable certeza. El texto con que comienza el artículo, probablemente no es del autor sino de esa ausencia que podemos suponer editor de Emeequis: Ya desde ahí el asesino es un chico “amable, educado, talentoso [que] se transformó en alguien que no era él” (¿un vampiro, un hombre lobo, un zombi, una víctima de posesión diabólica?), mientras que la víctima es apenas “un cuerpo sin vida” en el que este chico “que no era él”, “terminó por encajar un cuchillo”. Aun antes de esta introducción, en el título mismo impreso en la carátula de la revista, y por lo tanto entendido como argumento de venta, sabemos que se trataba de “El joven que tocaba el piano”, y como subtítulo, en letras más pequeñas (puesto, además, entre paréntesis, con lo que se minimiza doblemente el asunto central del artículo y se consigue un recurso gráfico y de estilo que mueve a la lectura desde el morbo), la frase “(y descuartizó a su novia)”. Inmediatamente después nos enteraremos de que Sandra no era “novia” del asesino, sino alguien con quien se encontraba por primera vez. “Novia” es, entonces, ficción, y es de la revista, no del articulista. Él, por su parte, en su descontrolada necesidad de escribir bonito, no atina a presentar a los captores del asesino como agentes policiales: son “¡hombres, unos hombres!” que, además, están maltratando al pobre chico como lo haría cualquier criminal en una escena típica de “levantón”. En este momento de la narración, la fiscal Claudia Cañizo es sólo “una mujer de jeans”; pasarán largos párrafos y una persistente confusión entre los dos personajes paralelos que son el mismo asesino para descubrir que se trata de la autoridad encargada del proceso criminal. El autor no se detendrá en su intento por dibujar la calidad de víctima del verdugo hasta el grado de mostrar que incluso su captora, la fiscal Cañizo, confiesa que le gustaría tener un hijo como él. Un asesino. Un feminicida.

 

4.

La indignación ante este artículo porque justifica, defiende y realiza una apología del feminicidio mediante un conjunto de recursos pseudoliterarios que tergiversan la posición del asesino y estereotipifican, desde prejuicios machistas profundamente arraigados, la de la víctima, provocó acciones de protesta. Muchos firmamos una carta que pide la retractación pública del autor (no el retiro del texto, como se dijo por ahí), una disculpa para la familia de Sandra Camacho y la capacitación de la plana editorial de Emeequis en temas de género y discriminación. Es lo menos; que se formen como editores periodísticos responsables y aprendan a detectar los prejuicios de sus autores que llevan a la distorisión de la realidad sobre la cual informan.

Pero es tan profundo el arraigo del machismo y la misoginia entre nosotros, que pronto se nos acusó, a los abajofirmantes de esta carta, de “minoría de linchadores” y de “histeriquitos” que quieren decidir “qué se publica en el país”. Otros, con brillo argumental superior al del autor del texto, aprovecharon para citar, por ejemplo, algún cuento misógino de Arreola e ironizar que tendríamos que pedir al FCE el retiro de sus ejemplares del mercado, con lo que no solo justifican la misoginia del texto Alejandro Sánchez González en Emeequis, sino que aplauden la ficcionalización de los hechos en un contexto periodístico y ponen la arrogancia pseudoliteraria del articulista a la altura de la maestría del clásico. Que nos importa el discurso, la forma de decir y no los hechos. ¡Censura!, dicen que queremos (mientras nos censuran). Y quizá tengan razón aunque pienso que lo que demandamos es responsabilidad periodística. Es demasiado pedir. Es imposible aunque parezca poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s