¡Diablogs!

Antes de abrir este blog, solía publicar mis diatribas en uno que se llamaba ¡Diablogs! y que se alojaba en un sitio que compartía con un amigo, el desaparecido malcanus.com. Cerramos malcanus porque nos costaba (no mucho, pero costaba) y porque poco a poco se han ido haciendo disponibles diversos servicios en línea que resuelven mejor lo que tratábamos de resolver con ese sitio. Pero la cuenta se cerró antes de que me acordara de hacer un respaldo de ¡Diablogs! y todo lo que había ahí se perdió en la soporosfera.

De cualquier modo, algunos de los posts de ese blog quedaron en mi disco duro y sería injusto si dijera que no les tengo cariño, así que, en aras de la memoria y de la permanencia de esos rollos en el espacio, los voy a publicar acá en forma de páginas. Algún lector despistado querrá, quizás, darles una vuelta. Disculpas a los pocos que alguna vez comentaron en los posts de ¡Diablogs!; sus ansiadas lanzas dialogantes no pudieron ser recuperadas.

El índice de esos viejos posts está aquí o en el menú de arriba a la derecha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s